martes, 9 de febrero de 2010

NUNCA SABRÁS.


Nunca sabrás, amor,

que estuviste en Tánger

un amanecer de noviembre

con el aire límpido

del lecho abandonado,

te mostré el puerto

llamé a la brisa y grité tu nombre.

Olvidé tu desmemoria

y el reflejo abatido

de los hombros inclinados sobre el anzuelo,

quisiera soltar las amarras

y es tan solo un espejismo

en la imagen del cristal.

Recorro los sueños y aprendo en secreto

a sonreír, embaucada por las jóvenes risas

que me revelan las ansias de vivir el ahora.

El horizonte va quemando los rojos

y anaranjados, distiende los azules por encima

de los barcos, transporta la voz

del almuecín convocando a la oración.
Nunca sabrás, amor,

que estuviste en Tánger

un amanecer de noviembre.

(Nov. 09/ R.J.)
***********

6 comentarios:

Juan Calderón Matador dijo...

Querida Maria Rosa, precioso poema, como lo son los tuyos, y bonito blog. Felicidades

Domadora de Elefantes dijo...

Querida Rosa, deseo que tu blog crezca y crezca por esa senda poética que prometes. Un beso.

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Bienvenida, amiga Rosa, a este mundo loco de los blogs. Me gusta lo que hasta ahora leo. Enhorabuena. Pondré tu enlace en mis blog
Un beso, amiga.
Enrique Gracia

Julie dijo...

Me encantó tu poema Rosa, y me alegra leer
tu blog. Entraré de vez en cuando. Un abrazo

ronni dijo...

hola rosa!! felicidades por el nuevo blog, pasare a visitarte y leerte, es un placer. besos. ronni

María Rosa dijo...

¡Gracias! A Juan C., Enrique G., Gracia I., Julie S., Ronni, Pedro M., Jose G., Susana, Isabel D., Mª Carmen G...
Espero seguir contando con vuestros paseos y ofreceros flores dignas de vosotros