martes, 6 de octubre de 2015

28. OXIDACIÓN LIPÍDICA Y ATASCABURRAS


Luminarias, París Oct. 2009 (R.J.M.)

Amig@s aristolian@s: Pasó el equinoccio, ese día en que el sol se queda quieto y este año, el astro rey decidió enviar sus rayos más directos, tantos que como decían algunos, se había vuelto viral o lo que es lo mismo, millones de terrícolas hispanis, no podían dejar de hablar sobre el tema y mucho menos dormir. Pasó la noche de agosto en que las Perseidas se dedican a caer en tromba desde el cielo para iluminar la tierra. Incluso la luna se había dedicado a jugar al escondite con la tierra, dejando la noche a oscuras durante más de una hora, en pleno veranillo del membrillo. El viaje al planeta Aristolio ha sufrido un enorme eclipse de varios meses.

Lo que ha sucedido en realidad, es que la doctora Rosmar ha tenido una epidemia de procrastinación, un complejo de Penélope, o el "mañana será otro día y ya lo haré", que no es lo mismo que ser perezosa, porque se ha dedicado a trasladar el viaje al nuevo sitio: rosadearistolio.blogspot.com

También ha regresado de su viaje a Estocolmo, la afamada científica, Doctora Vichifta, quien a requerimiento de la University Estokolmera, se había ido a un congreso de la NATAFLOR, para hablar sobre "La influencia de los campos magnéticos que desencadenaban la producción de radicales libres, lo que eran factores de oxidación de las células y moléculas provocando la denominada peroxidación lipídica", o lo que es lo mismo, la influencia en los bajos fondos de los humanoides, por donde transitan los espermatozoides, cuando los radicales libres están cerca.

En su viaje a Estocolmo, la doctora Vichifta había coincidido con su amiga Fabricia Carme, una investigadora uraniana, no ucraniana, quien a través de sus estudios sobre el planeta Urano había comprobado como los hombres y mujeres desencadenaban sus propias guerras, porque "el uranio enriquecido, había dejado en su testamento, todo a los hombres". ¿Y las mujeres? Fabricia se mantenía al margen, prefería estudiar al planeta y su comportamiento, aunque estaba convencida de que tendrían que aceptar la herencia por igual; se habían acostumbrado a la dependencia.

A la doctora Ros lo que le preocupaba era el comportamiento de los humanoides ante las aristolianas, había llegado a sus oídos el suceso del astronauta Antonio y su lío con Lya, la extraterrestre de Ischia, y como consecuencia, el nacimiento de Terry Droide.

Para algunos miembros, era algo adicional que se hubiese descubierto o no algún remedio para que sus "soldaditos" se mantuviesen en pie de guerra, ellos ya habían dado la batalla por perdida. Otros se empeñaban en mantenerla y aún más, cuando estaba previsto que el viaje a Aristolio fuese inminente, querían dejar su semilla y perpetuarse, si se lo permitían.

En cualquier caso, los miembros de la NASAL se pusieron contentísimos, la doctora Vichifta había hecho importantes descubrimientos sobre el comportamiento de los espermatozoides y había preparado una vacuna especial. Les fue entregando a cada uno un frasquito de ensayo, para determinar la peroxidación lipídica y les pidió que mostraran dónde llevaban el teléfono móvil, algunos empezaron a mostrarse escépticos, ¿dónde lo iban a llevar? en el bolsillo del pantalón. Claro que había excepciones, al menos tres, se lo habían dejado en casa.

- Esto no es prueba, ni nada. ¡Vaya chorrada! -protestó Mariano y empezó a bajarse la cremallera - Mis tejidos están tan vivos como siempre, son de pura cepa.

A la doctora Vichifta se le estaban hinchando las narices, estaba harta de las protestas de aquel miembro de la N.A.S.A.L. Las pruebas habían determinado que la peroxidación lipídica había dejado a los espermatozoides de Mariano, sin movilidad y algo oxidados, pero no se lo dijo y antes de que comenzara a bajarse la cremallera del pantalón, le indicó que lo que tenía que levantar era el brazo: Le aplicaría en la áxila un parche con un tratamiento sustitutivo de testosterona.

En realidad la doctora Vichifta, de acuerdo con la doctora Ros, lo que le aplicó fue un placebo androgénico. Quería saber cómo serían sus reacciones cuando estuviesen en pleno viaje hacia Aristolio, ella no podría acompañarles, necesitaba continuar sus investigaciones en el laboratorio de Vallavalencia, pero se mantendría al tanto de los resultados por vídeo conferencia.

- Me pregunto, ¿por qué Mister Polen considera imprescindible que vaya el astronomiano éste en el viaje?. Ni siquiera es un buen astrólogo.

- Es evidente, querida Vichifta, -respondió la doctora Ros- él fue el informador de los alienígenas.

Matilde, les anunció desde la pantalla, que la comida estaba preparada y les mostró un suculento plato.

- Me ha enseñado a hacerlo una observadora de Albacete, es apropiado en época de nieve, aunque el nombre suena fatal: atascaburras.

Efectivamente, el nombre sonaba horrible, aunque no tuviese connotación femenina. El plato era contundente, siempre que gustase el bacalao desmigado, su perfil lipídico era interesante, tenía predominio de ácidos grasos insaturados por el aceite de oliva , contenía patatas, bacalao desalado, huevo y nueces. Los miembros y mihembras de la N.A.S.A.L., quedaron más que satisfechos con sólo un plato, no podían moverse de las sillas, hasta que Mariano se puso en pie y casi gritó.

- ¡Eureka, eureka! Me está haciendo efecto la vacuna y la receta".

Las doctoras Vichifta y Rosmar, casi se caen de la silla por la impresión recibida, tendrían que hacer dieta varios días seguidos.(R.J.M./7.10.15)

7 comentarios:

Vichoff dijo...

¡Ay, doctora Rosmar, lo que me he reído!
Qué potente puede ser a veces el efecto placebo, ¿verdad?
Gracias por las risas.
Un abrazo enorme y muchos besos.

Rosa del Aire dijo...

Es que el efecto placebo con el atascaburras produce auténticos milagros, a la vista está. Hablando de la doctora Vichifta, ya ves que es una auténtica científica, y no ciencióloga, que ya sabemos es "otra cosa". Si no, ¿de qué la van a llamar en la University Estokolmera?
Un montón de besos lunares.

Pedro De Andrés dijo...

Qué bien me lo he pasado y, como colofón, el postre de la foto :)
Un besazo, Doctora.

Pedro De Andrés dijo...

Qué divertido, Doctora. Y como colofón, ese postre ;)
Un besazo.

Rosa del Aire dijo...

Gracias, Pedro de Andrés, por esas risas, pero ¿ese plato de "postre"? ¡Noo, por Pluto! No es postre, es un plato muy "contundente" típico de Albacete, con un sólo plato de él, no te deja cabida para un segundo.¡Ja,ja,já!
Besos lunados.

Pedro Mateos dijo...

Yo lo he encontrado esta vez más serio que de costumbre aunque tenga esas notas de humor, pero bien, me gusta.

Rosa del Aire dijo...

Ya sabes que ando un poco "espesa", espero que el próximo te rías más y mejor.
Un abrazo lunar.