martes, 15 de noviembre de 2016

SEÑORA LUNA

LA LUNA INMENSA
Tan cerca y tan lejana
iluminando
tristezas y alegrías.
Testigo mudo

de noches pasionales
de luces turbias.
Descubriendo el placer
de las ventanas,
las miserias de calles
abarrotadas,
hundidas en lo oscuro.
El mundo absorto
en nuevos artilugios,
no se detiene.
Querían de pequeños
tener tu altura,
perdiste tu misterio.
Retén el brillo,
la pura rectitud,
señora luna.
(R.J.M./13.11.16)

domingo, 23 de octubre de 2016

CAE UNA DULCE LLUVIA

Homenaje a los Hnos. Álvarez Quintero
Parque del Retiro

No te escondas, sé que estás aquí
en este lugar del otoño,
piropeándome como cada día.
¡Qué guapa estás!

Me saludas, me llegan
las risas de las niñas,
el ladrido del Rayo que trae
la pelota y la deja a tus pies
mirándote triunfal.

Los árboles van desnudándose
y es hora de refugiarse,
ya no te dan miedo las sombras,
cabalgas jinete sobre ellas.

¡Préstame tu sombrero,
siento humedad en las mejillas!.
Cae una dulce lluvia en el parque.
(M.R.J.M./23.10.16).

domingo, 9 de octubre de 2016

CAMINA OTOÑO



Camina otoño con hojas prendidas,
octubre avanza, nadie lo diría. 
Tiempo atrás, la parra de la campiña
anticipaba el paso de caricias
tejiendo zarcillos en la cintura,
expectante la piel en la vigilia
lleno el lagar con uvas exprimidas,
el vástago de la cepa se hundía,
escanciándose en copa cristalina.
Agostado el pámpano y sin lluvia,
envíame la luz de una sonrisa.

(R.J.M./10.10.16)

viernes, 23 de septiembre de 2016

HOY COMO AYER


(A mis hijas)

Hoy como ayer, levantaré el vuelo
sintiendo que los hombros se disuelven

echando el corazón en tantas horas
de espera, bajo las sombras nocturnas.
Sintiendo que renacerán los días
con la fragancia que envuelven los besos
se tejeran las alas para volar
juntas, por el camino de los sueños.

(R.J.M./ 23.9.16)

Foto: Susana Murillo Jaén

martes, 30 de agosto de 2016

CANCIÓN DE AGOSTO, 2015



Es la penúltima tarde de agosto,
se despide con aires de tormenta 
escandalosa, derribando 
árboles y sombrillas a su paso.

Parece que quiera dejar recuerdo

de este domingo veraniego,

contrarresto los truenos, escuchando
las canciones de otros veranos.

Cuando se tenían quince años
e ignorabas cuántos tendría el amor
y los besos eran robados
en aquel último guateque.

Solo había una blanca palidez
contrastando con el carmín
de las mejillas ante la mirada
enamorada de los ojos miel.

Ahora sé que se agotaron
nuestras canciones del verano,
tanto han cambiado nuestras vidas
que los te quiero nos bastan.

Ha acabado la tormenta y huyo, 
busco la luna llena entre las nubes,
no quiero pensar en el ayer
y menos, en la canción del mañana.

(R.J.M./30.8.15)

martes, 19 de enero de 2016

CAMBIO CLIMÁTICO

   


     Marco Polen, estaba francamente disgustado, había reservado doce suites en un hotel siberiano, para que los astronautas se fuesen adaptando a las gélidas temperaturas que les esperaban en las distintas galaxias antes de llegar al planeta Aristolio.

-  Con el clima de este invierno, he tenido que suspender el viaje. Lo peor es que no nos devuelven el importe de las reservas.
-   ¿Qué ha sucedido?, -preguntó Andrés Perlado.
-   Que, ¿qué es lo que ha pasado? - Marco Polen estaba indignado- Que se ha deshecho el hotel.
   La doctora Rosmar leyó las noticias en el Moscav-expres del día: "La Plaza Roja luce como si fuese primavera. Es más, el ministro Vladimir Ponchekov ha decidido que todo aquel que cante, "Blanca Navidad", será multado y encerrado en un manicomio siberiano, sin importar que sean los niños Cantores de Viena o el Orfeón donostiarra. El que no se muestra preocupado es el presidente Tinpuv, que dijo: no estaría mal rebajar el frío del Ártico y tener agua para los incendios, porque los bomberos cuando tienen trabajo han de ir al lago Baikal y se está quedando seco". 
   La doctora comentó:
- Conste que no me extraña, no es la primera vez que sucede esto. Hace cincuenta años estuve varias veces en Moscú.
-   ¿Estuviste en Moscú? Nunca me lo habías dicho.
-  De eso hace medio siglo y como Moscú, era totalmente roja entonces, el Doctor Zhivago no pudo ejercer allí. Se vinieron a Canillas y montaron un Kremlin a golpe de martillo y corcho, totalmente blanco. Hasta los pájaros grises lo visitaban.
-  ¡Ah! -dijo Andrés- siempre les quedaría Soria, sus bosques nevados y sus trenes.
-   También tendrían nieve en Graná -apuntó Carmelilla
-  Os equivocáis, -replicó- hace cincuenta años ya hubo cambio climático, no hubo ni la más ligera nevada. En Soria tuvieron que extender plásticos blancos que no daban el pego, ni de cerca ni de lejos.
-  Como exobiólogo – dijo Pedro Majuelo- me siento defraudado. Había contactado con el profesor Petrov para hablar sobre la bacterias siberianas que ha cultivado a menos de 50º en su laboratorio, según me contó, las bacterias no sólo habían estimulado el crecimiento sino que habían aumentado los buenos resultados de las semillas germinadas a 5º centigrados, quería demostrarme que las bacterias siberianas aumentan la fotosintesis. Según dicen, es algo así como el elixir de la juventud. Necesito saber si las bellotas y pepinos tendrán plena madurez en Aristolio.
- Vamos, no os apuréis –intervino Frida Escotilla, la diseñadora- aprovecharemos el tiempo para saber cómo os quedan los trajes cosmonaúticos. Después de haberos comido los turrones y mazapanes, seguro que hay alguno al que le estallan las costuras.
    Mati se alegró de ser un asteroide, su volumen no variaba con el paso de digestión y expulsión, pese a sus muchos años luz.
-   Esto pasa por no recordar que estamos en invierno, si hasta los Magos esos que dicen venir de Oriente y llegar con camellos, les hicieron llegar en avión desde Hawai, por eso vestían tan veraniegos, a esos sí que no les estallaban las costuras, por eso y porque parecían estar estreñidos y desnutridos. Ni unas sonrisas, ni dar la mano a los niños. ¿Cuando se ha visto que la Navidad, sea sustituida por la "guerra de las galaxias"?.

   A Frida no le gustaba nada la Navidad e intentó calmar el ánimo de la asteroide Matilde, que tenía el cargo de entrenadora vital.
-   Bueno, Matilde, digamos que se podría cambiar el nombre de las fiestas de Navidad por el de Fiestas de Invierno.
-   ¿Cómo, pero qué dices? Eso ya sería el caos del cosmos. ¿Cómo vas a cambiar el nombre a unas fiestas que se celebran en toda la esfera mundial? No en todo el planeta es invierno, ahí tienes que de México para abajo están en pleno verano. Dejemos las cosas cómo están y si no quieren celebrar a los Magos de Oriente, que no están para muchos trotes, pues que no lo celebren en público, claro que de ser así, tampoco podrán celebrar el Carnaval, que viene de Carnestolendas.
-  Vamos chicas, -dijo la doctora Rosmar- Tengamos la fiesta en paz. Me dicen que ha comenzado a nevar y tenemos un hotel iglú a la vuelta de la esquina. Brindemos por una vuelta al clima de siempre. Cantemos el himno de la NASAL y hagamos honor al lema: Nadie Avanza Sin Alegría Luminosa.  ¡FELIZ VIAJE POR EL 2016!
(R.J.M./16.1.16)





martes, 6 de octubre de 2015

28. OXIDACIÓN LIPÍDICA Y ATASCABURRAS


Luminarias, París Oct. 2009 (R.J.M.)

Amig@s aristolian@s: Pasó el equinoccio, ese día en que el sol se queda quieto y este año, el astro rey decidió enviar sus rayos más directos, tantos que como decían algunos, se había vuelto viral o lo que es lo mismo, millones de terrícolas hispanis, no podían dejar de hablar sobre el tema y mucho menos dormir. Pasó la noche de agosto en que las Perseidas se dedican a caer en tromba desde el cielo para iluminar la tierra. Incluso la luna se había dedicado a jugar al escondite con la tierra, dejando la noche a oscuras durante más de una hora, en pleno veranillo del membrillo. El viaje al planeta Aristolio ha sufrido un enorme eclipse de varios meses.

Lo que ha sucedido en realidad, es que la doctora Rosmar ha tenido una epidemia de procrastinación, un complejo de Penélope, o el "mañana será otro día y ya lo haré", que no es lo mismo que ser perezosa, porque se ha dedicado a trasladar el viaje al nuevo sitio: rosadearistolio.blogspot.com

También ha regresado de su viaje a Estocolmo, la afamada científica, Doctora Vichifta, quien a requerimiento de la University Estokolmera, se había ido a un congreso de la NATAFLOR, para hablar sobre "La influencia de los campos magnéticos que desencadenaban la producción de radicales libres, lo que eran factores de oxidación de las células y moléculas provocando la denominada peroxidación lipídica", o lo que es lo mismo, la influencia en los bajos fondos de los humanoides, por donde transitan los espermatozoides, cuando los radicales libres están cerca.

En su viaje a Estocolmo, la doctora Vichifta había coincidido con su amiga Fabricia Carme, una investigadora uraniana, no ucraniana, quien a través de sus estudios sobre el planeta Urano había comprobado como los hombres y mujeres desencadenaban sus propias guerras, porque "el uranio enriquecido, había dejado en su testamento, todo a los hombres". ¿Y las mujeres? Fabricia se mantenía al margen, prefería estudiar al planeta y su comportamiento, aunque estaba convencida de que tendrían que aceptar la herencia por igual; se habían acostumbrado a la dependencia.

A la doctora Ros lo que le preocupaba era el comportamiento de los humanoides ante las aristolianas, había llegado a sus oídos el suceso del astronauta Antonio y su lío con Lya, la extraterrestre de Ischia, y como consecuencia, el nacimiento de Terry Droide.

Para algunos miembros, era algo adicional que se hubiese descubierto o no algún remedio para que sus "soldaditos" se mantuviesen en pie de guerra, ellos ya habían dado la batalla por perdida. Otros se empeñaban en mantenerla y aún más, cuando estaba previsto que el viaje a Aristolio fuese inminente, querían dejar su semilla y perpetuarse, si se lo permitían.

En cualquier caso, los miembros de la NASAL se pusieron contentísimos, la doctora Vichifta había hecho importantes descubrimientos sobre el comportamiento de los espermatozoides y había preparado una vacuna especial. Les fue entregando a cada uno un frasquito de ensayo, para determinar la peroxidación lipídica y les pidió que mostraran dónde llevaban el teléfono móvil, algunos empezaron a mostrarse escépticos, ¿dónde lo iban a llevar? en el bolsillo del pantalón. Claro que había excepciones, al menos tres, se lo habían dejado en casa.

- Esto no es prueba, ni nada. ¡Vaya chorrada! -protestó Mariano y empezó a bajarse la cremallera - Mis tejidos están tan vivos como siempre, son de pura cepa.

A la doctora Vichifta se le estaban hinchando las narices, estaba harta de las protestas de aquel miembro de la N.A.S.A.L. Las pruebas habían determinado que la peroxidación lipídica había dejado a los espermatozoides de Mariano, sin movilidad y algo oxidados, pero no se lo dijo y antes de que comenzara a bajarse la cremallera del pantalón, le indicó que lo que tenía que levantar era el brazo: Le aplicaría en la áxila un parche con un tratamiento sustitutivo de testosterona.

En realidad la doctora Vichifta, de acuerdo con la doctora Ros, lo que le aplicó fue un placebo androgénico. Quería saber cómo serían sus reacciones cuando estuviesen en pleno viaje hacia Aristolio, ella no podría acompañarles, necesitaba continuar sus investigaciones en el laboratorio de Vallavalencia, pero se mantendría al tanto de los resultados por vídeo conferencia.

- Me pregunto, ¿por qué Mister Polen considera imprescindible que vaya el astronomiano éste en el viaje?. Ni siquiera es un buen astrólogo.

- Es evidente, querida Vichifta, -respondió la doctora Ros- él fue el informador de los alienígenas.

Matilde, les anunció desde la pantalla, que la comida estaba preparada y les mostró un suculento plato.

- Me ha enseñado a hacerlo una observadora de Albacete, es apropiado en época de nieve, aunque el nombre suena fatal: atascaburras.

Efectivamente, el nombre sonaba horrible, aunque no tuviese connotación femenina. El plato era contundente, siempre que gustase el bacalao desmigado, su perfil lipídico era interesante, tenía predominio de ácidos grasos insaturados por el aceite de oliva , contenía patatas, bacalao desalado, huevo y nueces. Los miembros y mihembras de la N.A.S.A.L., quedaron más que satisfechos con sólo un plato, no podían moverse de las sillas, hasta que Mariano se puso en pie y casi gritó.

- ¡Eureka, eureka! Me está haciendo efecto la vacuna y la receta".

Las doctoras Vichifta y Rosmar, casi se caen de la silla por la impresión recibida, tendrían que hacer dieta varios días seguidos.(R.J.M./7.10.15)