martes, 18 de mayo de 2010

TRANSGRESION

TRANSGRESIÓN
Sobre la mierda

Esta mañana me llamó Vicky, no la veo desde hace bastantes meses, pero la imagino cabibazja y sin fijar demasiado su atención en los garabatos que va describiendo con el boli en su bloc mientras me habla. Me cuenta que está decaída, que debe haber perdido a sus musas, esas que la han acompañado en su escritura y que tantos premios le han hecho ganar, que tiene un cuento al que le ha dado docenas de vueltas rescribiéndolo, y que, ha dado otras tantas a la geografía de los premios literarios, pero, nada; siempre vuelve a estar en sus manos. Conozco el cuento citado, sé que su narrativa es perfecta, su desarrollo y su desenlace. tiene un lenguaje acorde con el texto, pero, tal vez, sea aquí dónde reside el fallo más importante; no habla de “la mierda”.

Si, sí amigas y amigos, no es que me haya vuelto majareta, que podría ser.
Lo último, lo que prima sobre la literatura es un texto en el que introduzcas varias palabras altisonantes, tacos burdos y, sobre todo, introduce alguna mierda, nada de hablar sobre excrementos,... seguro que te publicarán. Todavía veo la estupefacción en las caras de los que me conocéis. ya que no suelo utilizar exabruptos, pero no, no se trata de una broma. Hace dos meses leí en uno de los periódicos gratuitos, la reseña de que acababa de publicarse: Fragmentos para una Historia de la Mierda. Una serie de ensayos que hace un recorrido, por el hondo vínculo que la mierda guarda con la vida y explica la fascinación que ha ejercido y ejerce sobre el ser humano.

Hasta aquí nada que te haga rasgarte las vestiduras e ir a buscar “La novela higiénica”. ¿Recordáis la novela del japonés, expuesto en este mismo blog?. Lo que realmente hace que te “vayas por la pata abajo” es saber que, la famosa serie de ensayos, ha sido publicada por la Universidad de Huelva. Sí, sí, no se trata como en el caso del japonés de un recurso publicitario para vender más papel higiénico. No, en este caso se trata de que ha sido publicado por el máximo Órgano de Educación y Cultura, en este caso andaluza, y no sólo eso, previo a la publicación y durante el pasado verano se dio un Curso sobre el particular a unos 250 alumnos universitarios. Ahí es nada, paga la universidad a tu hijo o hija, para que el “día de mañana sea un hombre o una mujer de provecho” que así era como lo decían nuestros padres, enséñale a tus hijos e hijas que digan caca, que está mejor oído que mierda. Ponte colorada cuando tu hija de tres años le contesta a tu amiga, que está en el teléfono: Mi mamá está cagando. Para que luego pagues un curso sobre Cultura y Transgresión y si quieres tener el libro, sólo cuesta 14 €, que en tiempos como los actuales son una porquería.

Ya decía a Vicky y a los que esto leéis y escribís que, debemos dejar en el fondo del pozo a las musas y sus buenas maneras. Sacar a flote las inmundicias y exponerlas, habrá más suerte, como la que hace referencia al estreno en los Corrales de Comedías y hoy se dedica a los que pisan las tablas de un teatro: Mucha mierda. Nada que voy a tener que rescribir mis textos y no me sale espontáneo lo de “me cago en...”

Un perfumado abrazo de Rosa.

2 comentarios:

Julie dijo...

Creo que es un buen artículo, Rosa, con mucha realidad y con mucha garra. Me ha gustado mucho. Te mando mi cariño, Julie

Rosa del Aire dijo...

Lo peor es lo que tiene de realidad.
Un abrazo