lunes, 7 de junio de 2010

VERDE MILAGRO




Inmune a la desidia, al abandono,
quiere la pasiflora invadir el silencio
de las estancias abandonadas,
ganarle con su verde
el desafío a la puerta gris.

Vuelan algunas plumas
donde nadie espera el arribo
de unos pasos que dibujen
sus formas en la polvareda.

Queda tan lejos, el arrullo
de las tardes apasionadas
ciñendo los cuerpos con gotas
brillantes, más allá de los espejos.

La noche fustiga las sombras,
el sendero cien veces recorrido
al amparo del muro
boscoso, conduce hasta el rústico
banco de madera sin cincelar.

Aquí la mirada desdibujaba
los caminos de las estrellas,
el volar libertario
de golondrinas y vencejos.

Todo queda tan lejos,
como en las fugitivas copas
de los ciruelos
que impiden ver el rostro de la luna.

Hoy, los sueños emancipados
del futuro, bordean una derrota,
el ancho silencio de una llamada
que no llegará, anunciando
la visión del satélite.

En el aire queda alzar la mirada
hundir lamentaciones,
y lanzarse a la siembra
de nuevos brotes que cubran el musgo,
para ganarle al sol
y a la vida, otro milagro.
************
R.J.M./1-6-10

2 comentarios:

Julie dijo...

Hola María Rosa, es este uno de los mejores poemas que he leído tuyos. Felicidades.
Me ha gustado mucho. Un beso, Julie

Rosa del Aire dijo...

Hola Julie: Agradezco tus palabras y opinión.
Ya conoces el escenario, estuve allí el finde mayo y, se me cayó el alma alos pies. Pensé en llamarte pero luego se me pasó.
Un abrazo