martes, 15 de noviembre de 2016

SEÑORA LUNA

LA LUNA INMENSA
Tan cerca y tan lejana
iluminando
tristezas y alegrías.
Testigo mudo

de noches pasionales
de luces turbias.
Descubriendo el placer
de las ventanas,
las miserias de calles
abarrotadas,
hundidas en lo oscuro.
El mundo absorto
en nuevos artilugios,
no se detiene.
Querían de pequeños
tener tu altura,
perdiste tu misterio.
Retén el brillo,
la pura rectitud,
señora luna.
(R.J.M./13.11.16)

4 comentarios:

Juan Calderón Matador dijo...

Querida amiga, tú siempre tan acertada. Muy bonito.

Rosa del Aire dijo...

¡Gracias, Juan! Tú siempre tan caballeroso y buen poeta.
Besos y abrazos.

Esther Planelles Arráez dijo...

Es curioso que un astro al que la Humanidad le ha dedicado tantos poemas naciera, justamente, del caos provocado por la colisión entre la Tierra en formación y otro astro de casi el mismo tamaño.

Precioso canto, Rosa. Un abrazo.

Rosa del Aire dijo...

Sí, Esther, parece una incongruencia, del caos también pueden salir buenas cosas. Me ha alegrado verte.
Besos y abrazos.